¿Por qué mi gato me muerde y me araña de forma repentina?

Muchas personas que tienen gatos manifiestan preocupación ante la duda de no entender por qué sus gatos les arañan o les muerden sin razón lógica aparente. Pues esto en la mayoría de los casos, suele ser más normal de lo que se cree y ahora explicaremos algunas de las razones más comunes por las cuales sucede.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que debemos prestar atención a los momentos en los cuales nuestro gato nos ataca, para poder comprender por qué lo hace.

Razones por las cuales tu gato te puede morder o arañar de forma inesperada

  1. Sigue su instinto de cazar 

Es importante siempre tener presente que los gatos son animales cazadores por naturaleza, cuyo instinto natural siempre los va a incitar a querer cazar, en especial presas pequeñas en movimiento como ratones, aves, o lagartijas.

En su hábitat natural; en libertad, los gatos tendrían que cazar sus propias presas para alimentarse, pero antes de hacerlo, ellos llevan a cabo varias actividades previas a cazar su presa, como empezar a analizarla, observarla fijamente, tomarla desapercibida, empezar a identificar sus movimientos y luego, en el momento menos esperado para la presa, atacan.

Es en este momento donde muerden, y capturan a su presa. Como ya vimos, esto se debe a que los gatos conservan este instinto cazador que pudieran poner en práctica de forma diferente en casa.

Para ello, hay que brindar un enriquecimiento ambiental a nuestros gatos, para que realicen actividad física y actividad mental, como comprarles rascadores, brindarles espacios para que trepen, salten o escalen y ventanas con malla para que puedan ver hacia afuera a otros animales como pájaros o mariposas, sin correr riesgo de caerse.

Cuando los gatos no tienen cómo desarrollar sus conductas naturales, como trepar, saltar, entre otras, es cuando buscan otro tipo de presa. Por eso, cuando se aburren, ven como presas cualquier persona, animal o cosa en movimiento. Cuando los gatos ven nuestras manos y nuestros pies moverse, siguen el instinto de caza y atacan.

Esto denota falta de estimulación, porque sólo buscan la forma de desarrollar sus conductas naturales y seguir su instinto para cazar. 

2. Lo acostumbro a jugar atacando y mordiendo

Si tenemos la oportunidad, es importante que les enseñemos a los gatos desde que están muy pequeños, cuál debe ser su comportamiento hacia nosotros. Cuando nosotros los estimulamos e incitamos a jugar con nuestras manos y nuestros pies, ellos irán creciendo sin saber diferenciar cuando se trata de juego o cuando se trate de cazarnos.

Mientras están pequeños, puede que nos parezca divertido y sus dientes o garras no nos lastimen demasiado, pero al crecer si pueden causarnos daños y ser muy molestos sus rasguños y mordidas, e incluso dolorosas. 

Por eso no debemos propiciar estos juegos ni incentivar estas conductas cuando son cachorros, debemos enseñarles a jugar con juguetes que parezcan presas pequeñas o que sean pequeños.

Si por otra parte, tu gato ya es grande y tiene desarrollada la conducta de cazar tus manos o pies, es importante que no las incentives ni la estimules positivamente, sino que te alejes, evita darle un premio, acariciarlo, mover más las manos o pies, o acariciarlo o cargarlo, porque él va a entender que puede seguir teniendo este comportamiento. Redirige la conducta para que use alguno de sus juguetes.

3. Siente desagrado hacia mis caricias o siente cosquillas

A diferencia de los perros, a los gatos no les gusta que se les acaricien mucho, menos en ciertas zonas como en el estómago. Ellos pueden mostrarte la panza, que es su zona más vulnerable porque ahí se encuentran sus órganos, para demostrarte que se sienten cómodos, tranquilos y felices contigo, pero esto no significa que quieran que les acaricies la panza porque esto les resulta incómodo.

Antes de atacarte, los gatos te darán señales que debes aprender a interpretar, como poner sus orejas hacia atrás, mover la cola de un lado a otro, o fruncir el ceño. Esto nos indica que las caricias que les damos no les gustan, o se cansaron, o en ese lugar les incomoda, y debemos dejar de hacerlas, así que con el mordisco o arañazo nos indica que ya no quieren que sigamos.

  1. Invado su espacio

Los gatos deben tener sus espacios de soledad, y estar tranquilos. Nosotros debemos brindarles esto y acudir a ellos cuando nos busquen, nos maúllen, y nos demuestren que quieren estar con nosotros. Es en estos momentos en los cuales debemos acercarnos a ellos y darles un premio, una caricia, o cualquier incentivo que sepamos que a ellos les gusta.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados