La verdad acerca de las razas de Perros Potencialmente Peligrosos (PPP)

Tener un perro en casa conlleva a una gran responsabilidad y a un gran compromiso, el cual debemos cumplir desde el primer día de su llegada a casa. Cualquier raza de perros, desde la más pequeña hasta la más grande, y desde cualquier edad en la que llegan a casa, necesitan educación y socialización por parte de su familia.

Es como tener un hijo, aunque sean de especies diferentes y tengan necesidades y requerimientos totalmente diferentes, ambos necesitan una buena educación, una buena socialización, estimulación, amor y tiempo.

¿Qué son los Perros de Razas Potencialmente Peligrosas?

Los perros de razas conocidas como potencialmente peligrosas, se refieren a razas de perros con características morfológicas y anatómicas bien definidas, como por ejemplo las razas pitbull, doberman, dogos entre otros.

Es decir, se trata de razas que a simple vista pueden parecer un poco más intimidantes, fuertes y protectoras, debido a su tamaño, contextura y rasgos físicos, entre otros aspectos.

Todos los perros fueron desarrollados con un objetivo específico, como por ejemplo los perros de trabajo que son perros grandes, fuertes y musculosos que necesitan sentirse útiles, o los perros de compañía, toy o de exposición y dependiendo de estos objetivos de los cuales nacen sus necesidades, cualidades y características.

Aunque existe cierto estigma en cuanto a los perros de razas potencialmente peligrosas, a través de noticias y más, muchas personas que han tenido contacto con estas razas de perros pueden dar fe de que son perros muy cariñosos, tranquilos, pacientes, que se dejan acariciar por personas desconocidas y que tienen excelente relación con los niños.

Pasa lo contrario, los perros de razas pequeñas como los Yorkshire, pincher  o chihuahua, que aunque su aspecto es menos intimidante y peligroso, suelen ser perros más bravos y con carácter fuerte, que muchas veces no se llevan bien con desconocidos o niños.

Características de la razas potencialmente peligrosas

Las razas potencialmente peligrosas tienen características morfológicas con mucha fuerza, con gran capacidad de mordida, y por esta razón, cuando estos perros atacan o muerden a una persona, el daño es mucho mayor que cuando lo hace un perro de raza pequeña, con boca más pequeña y mordidas más delicadas que las de perros más grandes y fuertes como pitbull o mástil.

Las razas denominadas como potencialmente peligrosas, fueron creadas para proteger, defender y ser guardianes, por eso tienen apariencia intimidante y mayor fuerza.

¿Por qué un perro de cualquier raza cruza el límite de la agresividad?

Cuando un perro cruza el límite de la agresividad, suele deberse a nuestra propia causa, porque su personalidad y carácter se definen por un 50% genética, que en este caso sería de ser protectores y guardianes, y el otro 50% lo define el ambiente en el que crezca,  del ambiente que estimulemos, la crianza, trato y educación, así como la socialización que les damos desde que son cachorros. 

La socialización en perros va desde la tercera semana de vida hasta que cumplen los tres meses de edad y sus cuidadores somos los encargados de estimularlos positivamente, y demostrarles cómo deben comportarse, formando un perro disciplinado y estimulado.

Muchas de las situaciones donde los perros cruzan el límite de la agresividad, se producen por falta de estimulación, socialización  y disciplina por parte de sus cuidadores así como también hay situaciones en las que la agresividad se da por la parte genética y hace difícil lograr que la parte ambiental influya positivamente.  

Desde cachorros hay que estimularlos positivamente para evitar tragedias y ataques, que pueden ser más graves si son efectuados por perros de raza potencialmente peligrosa que por perros de razas pequeñas.

¿Cuáles son las condiciones que deben cumplir los perros de razas potencialmente peligrosas?

Estos perros deben usar bozales en espacios públicos, estar siempre con correa y mantener una distancia prudente con otros perros y personas. 

Esto puede parecer un poco exagerado, aunque siempre hay que tener precaución, cuando los niños se acercan a cualquier tipo de perro sin importar la raza, ya que los perros son animales instintivos que pueden reaccionar de cualquier forma.

Por eso hay que dejar de satanizar a las razas que se conocen como potencialmente peligrosas, ya que realmente hay que tener precaución con todos los perros sin importar tamaño, raza o características físicas, ya que su conducta dependerá siempre en gran parte de los factores ambientales y su crianza.

Los perros de esta raza son muy protectores y demuestran su afecto de forma más efusiva, por eso hay que dejar de estigmatizarlos, ya que son perros muy amorosos, y hay que darse la oportunidad de conocerlos mejor.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados