juguete de dos nudos para perros

juguete de dos nudos para perros

Precio habitual
€4,99 EUR
Precio de venta
€4,99 EUR
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.

Nuestros perros necesitan jugar para divertirse, como para relajarse y hacer ejercicios. Jugar con nuestras mascotas, además nos ayuda a tener una mejor relación con ellas y a crear un vínculo con el cual se sientan más compenetradas con nosotros.

Por esta razón es importante regalarles diferentes accesorios que sean útiles para sus ratos de juego, como este juguete de dos nudos para perros, con el cual tu querida mascota se divertirá durante horas de forma segura.

Beneficios de los juguetes para perros

Para poder elegir un buen juguete para nuestros perros, debemos tener en cuenta si se trata de un cachorro o pero adulto, si es de raza pequeña o grande y para qué lo usará.

Entre los principales beneficios que ofrecen los juguetes para perros, tenemos los siguientes:

Para su salud física

Se mantendrá activo y en forma, evitando volverse obeso con lo cual se previenen muchas enfermedades.

Para su salud mental

No sufrirá de aburrimiento, estrés ni de apatía, además de que lo hará feliz y lo ayudará a conectar mejor con sus cuidadores.

Para su salud dental

Les ayuda a aliviar el dolor cuando están saliendo los primeros dientes y evita acumulación de sarro.

Este juguete de dos nudos para perros es perfecto para que puedan distraerse un rato mordiéndola. Incluso Se puede lanZar para que la busquen.

Además de divertirse con ella, alivia las molestias dentales, fortalece los músculos de la mandíbula y previene que se acumule el sarro en los dientes.

Precauciones que se deben tener con los juguetes para perros

Debemos tener ciertas precauciones con respecto a los juguetes que compramos para nuestras mascotas, ya que pueden representar un riesgo. Por esto es importante tener en cuenta siempre que debemos:

  • Garantizar que el tamaño y modelos sea acorde a la edad y raza de la mascota que lo va a usar
  • Mantenerlos aseados
  • Revisar que no tengan nada que pueda causarles daños
  • Verificar que estén en buen estado
  • Cambiarlos cuando estén muy deteriorados
  • Evitar que otras personas o animales los usen